segunda-feira, 9 de fevereiro de 2009

a marta mandou de lisboa

a veces pasa,

es lo que tiene ser un caracol ambulante

a veces tienes sueños,

amores, desengaños

pérdidas y muertes

que se convierten en razones

profundas y verdaderas

para poder continuar soñando y amando

porque las huellas que dejan los caracoles

que viven debajo de casas nómadas

que crecen en espiral

y que se encuentran en los caminos cruzados del mundo

son una maravilla.

Um comentário:

Gunnar Vargas disse...

que lindo!
agora tem o meu www.sampanoturno.blogspot.com
besos
gu